Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Sabías que existen varios tipos de empatía? La empatía es la capacidad que tenemos los seres humanos de comprender la experiencia de otra persona, percibir lo que puede sentir como si fuese experimentada por nosotros y ponernos en su situación.

Vamos adquiriendo empatía con el desarrollo de nuestras emociones y de las relaciones con los demás desde muy temprana edad.

Las personas empáticas tienen la habilidad de reconocer y responder de manera apropiada a la emoción que otro está viviendo. Son capaces de ponerse en el lugar del otro y de comprenderlo.

Sin embargo, como lo destaca una publicación en la revista de psicología científica Anales de Psicología, es un tema que ha sido objeto de numerosas confrontaciones teóricas, pues no hay pleno acuerdo sobre su definición.

En cualquier caso, se sabe que es de gran importancia para la formación de relaciones entre personas en todos los ámbitos, incluyendo la familia, el trabajo y la sociedad en general.

Te puede interesar: Qué significa empatía: La capacidad de sentir el otro

Veamos en detalle los 3 principales tipos de empatía, basados en gran medida en lo sugerido por el psicólogo Mark Davis.

3 tipos de empatía principales según Mark Davis

1.Empatía cognitiva

tipos de empatia

La empatía cognitiva es la habilidad de saber cómo ve las cosas la otra persona, sin involucrar emociones y observar sus necesidades y comportamientos. Es la adopción del punto de vista de otra persona, para comprender así su situación, sus emociones y sentimientos y mentalmente ponernos en su lugar.

Esta requiere tener un conocimiento completo del contenido de la mente de la otra persona.  Es considerada más una habilidad, y es útil durante negociaciones. Es un proceso racional y lógico en el que no te involucras con sus emociones.

3. Empatía emocional

empatia emocional

La empatía emocional es aquella en la que literalmente sentimos las emociones de la otra persona junto a ella. Hace que comprendamos la situación por la que está pasando y nos sensibilicemos con ella.

Es el primer tipo de empatía que sentimos durante la infancia, y siendo muy importante en la adolescencia, etapas en las cuales empezamos a explorar nuevas formas de empatías emocionales con nuestro entorno y entablar buenas bases emocionales.

La empatía emocional es buena porque podemos entender y sentir las emociones de otra persona. Por ejemplo, un médico debe tenerla para poder responder adecuadamente a los pacientes.

Sin embargo, puede ser perjudicial cuando nos sentimos abrumados por esas emociones, lo que nos hace incapaces de responder. En este caso, es importante que trabajemos en la autorregulación y el manejo de emociones para no resultar afectados.

No te pierdas: 13 beneficios de abrazar (y ser abrazado)

3.Empatía compasiva

empatia compasiva

La empatía compasiva también es conocida como simpatía, y consiste en sentir el dolor de alguien y saber actuar para ayudarle. No se trata entonces solo de sentirse preocupado por la situación de alguien, sino de estar dispuesto a tomar acción.

Este tipo de empatía ocurre cuando una persona siente que alguien más necesita su ayuda y espontáneamente está dispuesto a darla. Un ejemplo puede ser cuando vemos a un anciano con dificultad para cruzar la calle y, de inmediato, corremos a ayudarle.

Artículo relacionado: 5 técnicas para desarrollar la compasión

En conclusión…

Podemos experimentar diferentes tipos de empatía, dependiendo de la situación o el contexto. En la mayoría de los casos, la empatía nos facilita las relaciones sociales y nos permite ponernos en el lugar de los demás para ayudarles a afrontar, por ejemplo, un momento difícil.

No obstante, a veces puede volverse algo perjudicial, sobre todo cuando no conseguimos regular nuestras emociones y nos dejamos abrumar por aquello que afecta a otros.

En todo caso, la empatía es fundamental para desarrollarnos dentro de la sociedad. La necesitamos tanto para la construcción de relaciones fuertes, como para nuestro trabajo y entorno familiar.

Sigue leyendo: 8 tipos de conflictos y cómo acabar con ellos