Tiempo de lectura: 4 minutos

Las enfermedades mentales en los adolescentes se han convertido en un problema bastante frecuente.

Según los datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre un 10 y un 20% de los adolescentes experimenta algún trastorno de salud mental, aunque en muchos casos siguen sin recibir un diagnóstico y tratamiento.

El gran inconveniente es que estas enfermedades se han subestimado, o bien, hay desinformación en cuanto a sus síntomas y consecuencias. Asimismo, el estigma que existe en torno a éstas impide que los jóvenes busquen ayuda oportuna.

¿Cuáles son las más frecuentes?

Las enfermedades mentales más comunes en los adolescentes incluyen desórdenes de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, desórdenes alimenticios y trastornos de comportamiento, entre otros.

Este artículo también te interesará: El poder del diálogo interno positivo para mejorar tu vida

1. Ansiedad

ansiedad en adolescentes

Los desórdenes de ansiedad son una de las enfermedades mentales más frecuentes entre los adolescentes.

Coincidiendo con un estudio publicado en la revista médica Current Problems in Pediatric and Adolescent Health Care, uno de cada ocho adolescentes cumple con los criterios para el diagnóstico de un trastorno de ansiedad.

Aunque al principio pueden pasarse por alto, con el tiempo tienden a manifestarse con los problemas que tiene el joven en ámbitos como la escuela, la familia o con los amigos.

De hecho, muchas veces desarrollan síntomas físicos como:

  • Palpitaciones
  • Dolor de pecho
  • Mareos
  • Fatiga prolongada

Artículo relacionado: 13 simples ejercicios para calmar la ansiedad

2. Trastornos del estado de ánimo

Se estima que uno de cada cuatro jóvenes experimentará un trastorno del estado de ánimo en la etapa final de su adolescencia.

Este tipo de enfermedades mentales abarcan problemas como la depresión, trastorno depresivo mayor, trastorno bipolar y trastorno disfórico premenstrual.

Los síntomas varían en función del tipo de trastorno experimentado.

Sin embargo, en general afectan los pensamientos, las conductas, los sentimientos y las actividades cotidianas, como comer, dormir o cumplir con las obligaciones escolares.

Te puede interesar: 5 claves para entender y gestionar tus emociones

3. Desórdenes de alimentación

desórdenes de alimentación enfermedades mentales

Los desórdenes de alimentación están a la orden del día de las enfermedades mentales en adolescentes.

Sobre todo, en los últimos años, los casos de anorexia, bulimia y trastorno por atracón han incrementado de manera alarmante en esta población.

Los factores de tipo psicosocial están fuertemente relacionados con el desarrollo de estos trastornos en la infancia y adolescencia. Dado que acarrean graves consecuencias en la salud, es fundamental buscar atención oportuna con un grupo de profesionales.

Para comer mejor: 5 dietas saludables para equilibrar tu organismo

4. Trastornos de comportamiento

En los adolescentes, los trastornos de comportamiento pueden parecer algo normal. Sin embargo, es fundamental saber reconocer cuándo son algo patológico.

Problemas tales como déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno de conducta y trastorno de oposición desafiante deben recibir una atención especial.

Específicamente en el caso de las jóvenes con trastorno de conducta, es frecuente que se escapen de su hogar, exponiéndose a peligros como la explotación sexual. En ambos sexos, también puede haber participación en comportamientos sexuales de alto riesgo.

Por otro lado, es frecuente que estos trastornos coexistan con desórdenes por consumo de sustancias o por enfermedades mentales como la depresión y ansiedad.

No te pierdas: 12 técnicas para reducir el estrés en tu vida

¿Por qué es importante tratar las enfermedades mentales en los adolescentes?

enfermedades mentales en adolescentes

Reconocer y tratar de manera oportuna las enfermedades mentales en los adolescentes es esencial para reducir o detener su progresión y evitar que afecten su calidad de vida. De hecho, su tratamiento es determinante para que no afecte la salud física y mental en la edad adulta.

Considerando lo anterior, cabe destacar la importancia de buscar ayuda profesional tan pronto como se reconozcan algunos síntomas.

Además, es primordial que haya promoción de la salud mental de los adolescentes a través de medios digitales, entornos de salud, escuelas, hogares y en la comunidad en general.

Sigue leyendo: 8 ejercicios divertidos de mindfulness para niños