Tiempo de lectura: 4 minutos

El proceso de digestión es complejo y depende de varios factores externos e internos. Por eso, a la hora de buscar estrategias para digerir mejor la comida, es importante prestar atención a ciertos hábitos que van más allá de identificar los tipos de alimentos y sus características.

En este sentido, debemos considerar que dicho proceso comienza desde el primer momento en que empezamos a comer; además, también está determinado por patrones emocionales y mentales que muchas veces pasamos por alto.

Esto explica por qué podemos tener dificultades digestivas cuando estamos estresados, comemos a las carreras o en exceso. Así pues, nos conviene conocer esos hábitos sencillos -pero importantes- que nos ayudan a tener una correcta digestión. A continuación los detallamos.

Artículo relacionado: 8 alimentos imprescindibles para la salud

1. Masticar bien los alimentos

masticar bien

Uno de los hábitos más importantes para digerir mejor la comida es tomarse el tiempo necesario para masticar bien los alimentos. De hecho, el proceso digestivo comienza justamente en la boca, con la masticación.

Al masticar, la comida se descompone en trozos más pequeños que son más fáciles de digerir. Además, masticar bien permite que el organismo extraiga una mayor cantidad de nutrientes de los alimentos y favorece la sensación de saciedad.

Por tanto, es conveniente masticar bien, entre 20 y 32 veces (dependiendo del alimento). Una vez que la mordida haya perdido toda la textura, entonces ya se puede tragar.

Te puede interesar: 9 increíbles beneficios del alga espirulina para la salud

2. Evitar comer frente a elementos distractores

Los tiempos han cambiado y muchos han perdido la buena costumbre de sentarse en la mesa a la hora de comer. Hoy en día muchos hemos adquirido la costumbre de comer mientras utilizamos dispositivos electrónicos como ordenadores, teléfonos móviles o televisores.

¿Qué hay de malo en esto? Pues bien, aunque nos parece inofensivo, comer mientras estamos distraídos también afecta el proceso de digestión. Esto nos impide ser conscientes de lo que estamos comiendo, nos hace comer deprisa y, a veces, bajo estados de estrés.

Entonces, lo idóneo es buscar un ambiente tranquilo, familiar y que esté alejado de todos estos elementos. Cuánto más atención prestemos al acto de comer, menos probabilidades de tener molestias digestivas posteriores.

3. Hacer una caminata después de comer

contemplaseo

En realidad, la actividad física en general puede ayudar a digerir mejor la comida. El sedentarismo compromete la salud digestiva, ya que impide que se den estímulos que son determinantes para llevar a cabo sus procesos.

Por el contrario, hay evidencias que demuestran que caminar ayuda a acelerar el tiempo que toma la comida para pasar del estómago al intestino delgado. Esto, además de facilitar la digestión, también podría mejorar la sensación de saciedad después de comer.

Ahora bien, no es necesario hacer una larga caminata después de las comidas. Basta con moverse un poco dentro de la casa, o dar un paseo hasta un parque cercano, para obtener estos beneficios. Lo ideal es caminar alrededor de 30 minutos diarios.

No te pierdas: Contemplaseo: Cómo practicar mindfulness caminando

4. Manejar el estrés para digerir mejor la comida

yoga kundalini

Como lo explica una publicación en la Revista de Fisiología y Farmacología, el estrés causa consecuencias negativas a corto y largo plazo sobre el tracto gastrointestinal.  De hecho, está relacionado con varias enfermedades gastrointestinales, como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), el síndrome del intestino irritable (SII), entre otros.

Por lo anterior, más allá de mejorar los hábitos alimentarios, es de gran importancia aprender a gestionar el estrés. Para ello, resulta conveniente adoptar técnicas de relajación, como puede ser el yoga, la meditación, terapia de silencio, entre otras. Incluso, de ser necesario, hay que buscar ayuda profesional con un psicólogo.

En definitiva, vale la pena poner en práctica estos sencillos hábitos para digerir mejor la comida. No obstante, en caso de tener molestias digestivas o síntomas de enfermedad, lo mejor es acudir al médico y seguir sus recomendaciones.

Sigue leyendo: 6 técnicas para reducir el estrés en el trabajo