La respiración es una de las funciones vitales de todos los seres vivos. A través de ésta, los organismos consiguen obtener el oxígeno necesario para que se cumplan otros procesos importantes como convertir los alimentos en energía. ¿Conoces los tipos de respiración patológicas?

En el caso de las personas, hay diversas situaciones en las que la respiración resulta comprometida, presentándose con ciertas alteraciones. Incluso, en muchos casos, acaba por afectar la calidad de vida del paciente.

Por lo anterior, es fundamental aprender a reconocer esas irregularidades en la respiración y cómo prevenirlas y tratarlas. En este artículo te contamos más al respecto.

tipos de respitacion patológicos

Como lo señala una publicación en National Center for Biotechnology Information, titulada “Abnormal Respirations”,  existen varios tipos de respiración patológicas que pueden sugerir el desarrollo de lesiones subyacentes, trastornos metabólicos u otras enfermedades.

Este mismo medio destaca la importancia de saber reconocer dichos patrones respiratorios anormales, pues resultan determinantes para intervenir de forma oportuna al paciente, evitando que presente complicaciones graves en la salud. ¿Cuáles son los más conocidos?

Te puede interesar: Pranayama para principiantes: El poder de la respiración

4 tipos de respiración patológicas más comunes

1. Apnea

tipos de respiracion apnea

La apnea es el cese completo de la señal respiratoria durante 15 o 20 segundos.  En otras palabras, es un tipo de respiración patológica donde la respiración resulta interrumpida, ocasionando un colapso en las vías respiratorias.

Es común en patrones de sueño de la gente que ronca. Además, está asociado con problemas de sobrepeso, amígdalas hinchadas y problemas cardíacos.

2. Patrón respiratorio Kussmaul

La respiración Kussmaul se produce por un aumento del volumen de corriente con o sin un aumento de la frecuencia respiratoria. Está descrita como una inspiración amplia y ruidosa que viene precedida por una pausa. Luego, se da una espiración corta con una pausa más prolongada.

Esta irregularidad en la respiración se relaciona con diversas enfermedades, como la acidosis metabólica y la toxicidad del salicilato.

3. Respiración de Cheyne Stokes

También se conoce como ciclopnea y es uno de los tipos de respiración patológicas en los cuales hay unas respiraciones con movimientos en aumento que luego descienden. A su vez, se da un lapso de apnea que no supera los 30 segundos.

Es más frecuente en ancianos y niños durante el ciclo de sueño; asimismo, en condiciones de elevadas alturas.

niño durmiendo

Para dormir mejor, no te pierdas: Meditación guiada para dormir y descansar profundamente

Además, se vincula con problemas de insuficiencia cardíaca, deterioro de la función respiratoria, trastornos neurológicas y consumo de ciertos fármacos como la morfina.

4. Respiración de Biot

La respiración Biot se caracteriza por generar respiraciones profundas regulares intercaladas con periodos de apnea. Cuando evoluciona a su forma más severa, se denomina respiración atáxica.

Se produce por un daño o lesión en el bulbo del encéfalo y también se asocia con el deterioro por el consumo de algunos fármacos y el aumento de la presión intracraneal.

¿Cómo prevenir los tipos de respiración patológicas?

No hay un método único para prevenir las irregularidades en los patrones de respiración. De hecho, como suelen asociarse a otros problemas de salud, lo mejor es acudir al médico para recibir un diagnóstico y tratamiento oportunos.

Ahora bien, como lo destaca un estudio publicado en la revista médica The Annals of the American Thoracic Society, hacer algunos cambios en el estilo de vida puede ayudar a mantener una buena salud respiratoria y pulmonar.

como respirar bien

Los hábitos recomendados incluyen:

¿Has percibido alguna anormalidad en tus patrones de respiración?

No olvides solicitar atención profesional ante cualquier señal de alerta. Además, asegúrate de poner en práctica los hábitos recomendados para prevenir problemas.

Sigue leyendo: 5 divertidas técnicas de relajación para niños

¡Compártelo!

4 tipos de respiración patológicas y cómo prevenirlas