Tiempo de lectura: 4 minutos

Como seres humanos tenemos la capacidad de alcanzar todo lo que nos proponemos; sin embargo, en ocasiones nos cuesta trabajo mantener el enfoque o desistimos por las dificultades que se pueden presentar. ¿Hay maneras de cultivar la fuerza de voluntad?

Según una publicación de la Universidad de Navarra, la voluntad no es algo genético, sino adquirido. Por lo tanto, si ponemos en práctica algunas estrategias, podemos fortalecerla y convertirla en un determinante de nuestras decisiones del día a día.

Y es que, aunque a veces lo pasamos por alto, la fuerza de voluntad es esa que nos da un impulso de energía para enfrentar retos, superar dificultades y actuar con determinación. A continuación te contamos qué puedes hacer para entrenarla y mantenerla.

Artículo relacionado: ¿Qué es el Dhamma? Cultivar un buen propósito de vida

Características de la fuerza de voluntad

Antes de conocer cómo cultivar la fuerza de voluntad es conveniente identificar algunas características de esta cualidad. Así pues, para tener fuerza de voluntad también necesitamos:

Estrategias que podemos aplicar para entrenar la fuerza de voluntad

estrategias para cultivar la fuerza de voluntad

Como lo señalan en una publicación de Psicología Clínica y de la Salud la fuerza de voluntad es una herramienta poderosa para cumplir casi cualquier objetivo que nos pongamos, sea profesional o asociado a nuestro bienestar.

Contrario a lo que piensan las personas que siempre se ponen excusas, todos podemos entrenarla y seguir algunas pautas para reforzarla. Veamos a continuación 5 interesantes estrategias que nos pueden ayudar a tener más fuerza de voluntad.

1. Visualiza tus metas y el proceso

Parte de nuestro entrenamiento para tener más fuerza de voluntad se basa en tener nuestras metas claras. Sin embargo, también debemos prestarte atención al proceso, ya que muchas veces en el afán de conseguir resultados fracasamos.

Lo mejor es ir paso a paso, siendo totalmente conscientes de todo y, si es posible, desarrollando un plan para determinar cómo vamos a conseguir eso que queremos.

Quizás te interese: Sé el 8% que logra sus propósitos de año nuevo

2. Aprende a gestionar el estrés

reducir estres en el trabajo

Las constantes situaciones de estrés son un obstáculo para mantener activa nuestra fuerza de voluntad. Por desgracia, casi siempre que queremos alcanzar algún objetivo nos enfrentamos a cosas que nos causan tensión y estrés. Por eso, nos conviene aprender a gestionarlo, de tal manera que nos afecte lo menos posible.

Para esto podemos apoyarnos con técnicas de relajación como el mindfulness, la meditación, el yoga, los ejercicios de respiración, entre otros.

Te puede interesar: 12 técnicas para reducir el estrés en tu vida

3. Práctica la autocompasión

aceptación radical

¿Qué tiene que ver la autocompasión con la fuerza de voluntad? ¡Mucho! Si bien solemos ignorarlo, nuestra determinación y autocontrol resultan afectadas cuando somos demasiado severos con nosotros mismos. Tener autocompasión es ser amables con nosotros mismos y aceptar nuestros errores sin juzgarnos.

Si conseguimos incorporar esto en nuestra vida, mantenemos la motivación y el compromiso con nuestras metas. Además, evitamos que los fracasos se conviertan en un foco de miedos y excusas para dejar de avanzar.

No te pierdas: 5 técnicas para desarrollar la compasión

4. Mejora tus hábitos diarios

alimentos imprescindibles para la salud

La fuerza de voluntad que cultivamos no tiene por qué ir enfocada solo hacia determinado objetivo. De hecho, si la practicamos en cada una de las acciones del día a día podemos fortalecerla para que no nos falte en retos importantes.

Así pues, empieza por hacer y mantener cambios en tu rutina diaria, como mantener una alimentación sana, hacer ejercicio a determinada hora o tomar ciertos minutos para meditar.

5. Evita el perfeccionismo

No se trata de ir por la vida dando pasos de forma mediocre; sin embargo, tampoco vale la pena desgastarte tratando de ser perfectos. El perfeccionismo puede ser perjudicial cuando queremos lograr determinada meta. Si las cosas no salen como esperamos, nos puede invadir con sentimientos de fracaso.

De ninguna manera podemos dejar que pase. Si aceptamos que no todo sale a la perfección, nos quitamos un peso de encima y evitamos que los pensamientos negativos nos desenfoquen de lo verdaderamente importante: conseguir lo que queremos.

¿Ya estás entrenando tu fuerza de voluntad? Si aún no has llevado a cabo tus proyectos por falta de motivación y determinación, aplica estas estrategias y mejóralo.

Sigue leyendo: 6 pasos para un plan de desarrollo personal exitoso

¡Comparte!

5 estrategias para cultivar la fuerza de voluntad