El término autoestima hace referencia al aprecio o amor propio que una persona tiene por sí misma. A su vez, agrupa un conjunto de percepciones, sentimientos, juicios y conductas que van dirigidas al propio ser. ¿Conoces los diferentes tipos de autoestima?

Como lo recopila un artículo publicado en la revista digital Actualidades Investigativas en Educación, de la Universidad de Costa Rica, la autoestima se desarrolla a partir de la interacción humana. Por tanto, su configuración ocurre tanto por factores internos como externos.

Debido a esto, la autoestima está clasificada en diferentes tipos, de acuerdo a sus particularidades.

En esta ocasión, queremos abordar los tipos de autoestima señalados por Luis Hornstein en su libro Autoestima e identidad. Narcisismo y Valores sociales.

¿Con cuál te sientes identificada?

Tipos de autoestima definidos por Luis Hornstein

1. Autoestima alta y estable

Esta forma de autoestima podría catalogarse como fuerte y elevada, ya que las personas que la tienen no se sienten afectadas por acontecimientos o circunstancias externas de su vida.

De hecho, tienen la capacidad de defender sus ideales sin derrumbarse o desestabilizarse, logrando conservar la calma.

autoestima alta

Artículo relacionado: Ecuanimidad: Cómo cultivar la paz interior

2. Autoestima alta e inestable

A diferencia de las personas con el tipo de autoestima mencionado anteriormente, quienes tienen autoestima alta e inestable son incapaces de mantenerla de manera constante con el tiempo. Es decir que, aunque su autoestima sea elevada, ciertos contextos consiguen desestabilizarlos.

A menudo tienen dificultades para afrontar entornos estresantes y no tienen la suficiente fuerza mental para sobrellevar un fracaso. Este tipo de situaciones las perciben como amenazas y, por tanto, no hay una respuesta positiva que favorezca su superación.

Ahora bien, los individuos con este tipo de autoestima no son capaces de aceptar otros puntos de vista, incluso si no tienen la razón.

Con frecuencia se mantendrá en su postura, defendiendo su punto de vista.  Así pues, ese componente inestable exige a la persona mantener su autoestima sin importar el precio a pagar por ello.

3. Autoestima baja y estable

En cualquiera de sus formas, una autoestima baja hace que el individuo le reste valor a todas las cosas que logre o se proponga. En este caso, se trata de personas indecisas que tienen un temor constante de cometer errores.

El hecho de ser una autoestima con característica “estable” quiere decir que los eventos externos, sean buenos o malos, no inciden de manera significativa sobre la autoestima.

La persona tiene una percepción de sí misma tan negativa que no defiende sus puntos de vista y permanece con un complejo de inferioridad.

Te puede interesar: 6 ejercicios de relajación para reducir el estrés

4. Autoestima baja e inestable

autoestima baja

Quienes se ubican en este tipo de autoestima son sujetos que tienden a ser influenciables por los eventos externos de su vida.

Son bastante sensibles y, por tanto, procuran evitar las confrontaciones, aun cuando tienen claro que el otro está equivocado.

En general, prefieren pasar desapercibidos, sobre todo porque piensan que no pueden conseguir nada y tienen poca tolerancia a la crítica. Incluso, aquí se ubican los que tienen personalidad narcisista, quienes son dependientes de la opinión de los demás.

5. Autoestima inflada

Dentro de los tipos de autoestima que propone Hornstein, la autoestima inflada es una de las más comunes y perjudiciales.

Los individuos que la tienen se caracterizan por tener una personalidad fuerte, con la cual llegan a pensar que son superiores a otros.

El gran inconveniente es que esta forma de autopercibirse bloquea la capacidad de escuchar a los demás y aceptar los errores. Inclusive, hace que la persona tenga un ego elevado y culpabilice a otros en situaciones problemáticas.

En definitiva, podemos clasificar la autoestima en función de qué tan alta o baja la tenemos.

Si te identificas con la autoestima baja, puedes buscar alternativas para fortalecerla.

Sigue leyendo: 13 beneficios de abrazar (y ser abrazado)

¡Compártelo!

5 tipos de autoestima, cuál es el tuyo