Tiempo de lectura: 4 minutos

Muchas personas tienen cierta dificultad para conseguir los objetivos que tienen en mente; sin embargo, más allá de las aptitudes y la fuerza de voluntad, esto puede ser el resultado de la falta de un plan de desarrollo personal exitoso. ¿En qué consiste? ¿Cómo desarrollar uno?

Para empezar, hemos de aclarar que un plan de desarrollo personal es un método que nos permite evaluarnos para establecer metas a consciencia.

Es decir, supone una estrategia para planificar eso que queremos alcanzar, pero teniendo en cuenta todas las dimensiones de nuestra vida y lo que realmente importa, sea cual sea el contexto (educación, trabajo, relaciones sentimentales, superación personal, etc).

Según personal de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), el desarrollo personal está muy ligado al bienestar de una persona.

Por esta razón, nos resulta conveniente saber cómo planificarlo y qué hacer para sacar todo ese potencial que tenemos. A continuación compartimos algunos pasos importantes.

Te puede interesar: Relación entre la salud y ejercicio físico

Plan de desarrollo personal: 6 consejos para tener éxito

plan de desarrollo personal, 6 consejos

  1. Haz una autoevaluación

El primer paso para llevar a cabo un plan de desarrollo personal exitoso es autoevaluarnos y determinar en qué situación nos encontramos en la actualidad. La idea es establecer si tenemos las aptitudes y conocimientos necesarios para cumplir nuestros objetivos. Si no es así, será algo en lo que tendremos que trabajar.

  1. Identifica tus fortalezas y debilidades

Siguiendo el punto anterior, debemos aprovechar el momento de autocrítica para reconocer cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. Si tenemos puntos fuertes a favor, los usaremos para aumentar nuestra confianza y autoestima. Entre tanto, las debilidades deben convertirse en el punto de partida de lo que debemos mejorar para evolucionar.

  1. Establece objetivos

establece objetivos

Establecer los objetivos que queremos alcanzar es tener visión. En este punto podemos hacernos diversos interrogantes como: ¿Qué queremos?, ¿A dónde queremos llegar?, ¿Qué nos apasiona?, ¿Cuáles son las cosas que nos inspiran?

Una vez tengamos respuestas a estas preguntas, entonces podemos trazar las metas, tanto a corto como a mediano y largo plazo. Es importante hacerlo en este orden, pues si trazamos metas lejanas podemos desmotivarnos en el camino.

  1. Analiza la situación actual

¡Ojo! Este punto es determinante dentro de nuestro plan de desarrollo personal. Si de verdad queremos que sea exitoso, tendremos que hacer una evaluación muy completa de nuestra situación actual. Esto implica reflexionar sobre qué tan grande es la brecha entre el punto en que estamos y la visión que tenemos.

Así pues, debemos tener presente qué habilidades tenemos de momento, cuál es el entorno en que nos encontramos y qué tanto necesitamos para mejorar. La idea no es ver nuestra visión como un imposible, sino ser realistas para poder alcanzarla sin fallar en el intento.

  1. Adopta hábitos de apoyo

diario

Muchas personas construyen un plan de desarrollo en su cabeza y nunca llegan a ejecutarlo. Hay quienes hasta lo escriben, pero no consiguen hacer nada para cumplirlo. El problema, muchas veces, es no saber por dónde empezar o cuánto tiempo tomará.

Para contrarrestar esto, lo idóneo es seguir un sistema de hábitos de apoyo que, de cierto modo, contribuya al cumplimiento del objetivo. Por ejemplo, puedes empezar a levantarte más temprano, o bien, empezar a leer un libro relacionado con lo que deseas.

No te pierdas: 8 hábitos de estudio de los estudiantes más efectivos

  1. Evalua constantemente el progreso y desempeño

Lo último que debemos tener en cuenta en nuestro plan de desarrollo personal son las evaluaciones constantes sobre el progreso y desempeño que tenemos. Por más mínimo que sea el progreso, hay que ver cómo vamos evolucionando y si necesitamos dar más.

Esto también nos sirve para reconocer si hemos adquirido nuevas aptitudes y si estamos logrando buenos resultados con el esfuerzo que estamos invirtiendo. Si es así, ¡enhorabuena! Probablemente, estamos avanzado en el camino correcto.

Sigue leyendo: Sé el 8% que logra sus propósitos de año nuevo