Tiempo de lectura: 4 minutos

Durante décadas, cada una de nuestras generaciones han sido criadas de formas diferentes a las actuales.

Las civilizaciones cambian día a día y la forma de criar a los más pequeños también. Es preocupante notar como la mayoría de los problemas o trastornos que pueda tener un adulto, son ocasionados por situaciones que vivieron durante su niñez que no fueron tratadas de la mejor forma o sanadas.

Hoy en día, es nuestra responsabilidad como adultos, crear niños sanos, respetuosos, responsables, sinceros, seguros, amorosos y más…

Nuestra mejor opción será hacer las cosas diferentes, agradeciendo a nuestros ancestros por traernos hasta aquí, pero de una vez soltar aquellos hábitos, que sin querer puedan estar destruyendo la infancia de nuestros niños, dejándoles terribles consecuencias que estarán presentes a lo largo de su vida.

El día de hoy, conocerás lo qué es la crianza respetuosa y los principales pasos que debes seguir para lograr esto

Artículo relacionado: Resiliencia y expresión emocional en niños y adolescentes

1. Ser empático y sentir como niño

Sin duda, este uno de los primeros pasos que debes seguir si deseas unirte a una crianza respetuosa. Resulta común reaccionar de forma volátil o visceral ante cualquier conducta que tenga un niño, pero qué pasaría si nos sentamos con él para intentar comprender el porqué de su actuación.

Existen adultos que ante cualquier dificultad les cuesta manejar sus emociones ¿Te imaginas como se siente un niño con su poca experiencia en la vida?

Empatía, debe convertirse de ahora en adelante tu palabra favorita, permítete sentir como niño, y de esta manera, podrás comprender cada una de sus emociones.

2. Confía en el apego y atención de tu pequeño en todo momento

Estudios demuestran que los niños que cuentan con padres afectuosos, dispuestos a estar presente en todo momento serán adultos seguros de sí mismos y con facilidad para enfrentar cualquier tipo de adversidad, pero ¿por qué ocurre esto?

Sencillo, cualquier pequeño que siente seguridad y protección no deberá pasar la parte más bonita de su vida tratando de sobrevivir en el mundo.

Al contrario, durante su niñez podrá desarrollarse de forma óptima y su conocimiento será mayor en comparación con otros niños.

3. Haz que tu bebé se sienta amado desde el primer momento

Esto puedes practicarlo incluso antes de su nacimiento, los bebés perciben todo tipo de sentimiento desde que están en el útero.

Por esta razón, debes hacerle sentir que lo amas, esperas y respetas desde su gestación.

4. Lactancia materna a demanda

Todos los procesos de lactancia son diferentes en cada mamá, pero haz tu mayor esfuerzo para que puedas lactar a tu pequeño a demanda y con el mayor amor posible.

El bebé está conectado a mamá a través del cordón umbilical. Al momento del nacimiento este vínculo evoluciona a la lactancia, es decir, la mejor manera de seguir dando vida, amor y sobretodo mantenerte conectada a tu hijo, será a través de la lactancia

¡Disfruta este proceso, es el mejor de todos!

Te puede interesar: Meditación para embarazadas: 5 beneficios

5. Practica colecho seguro con tu bebé

Confiar en un especialista de crianza respetuosa y seguir cada una de sus indicaciones te permitirá practicar colecho de forma segura con tu bebé.

Este proceso lo disfrutarán ambos, se sentirán protegidos, y cuando llegué el momento de dormir solos el proceso será más sencillos. Incluso existen casos donde los niños deciden por sí solos dormir solos en su propia habitación.

6. Portear a tu bebé

Este es uno de los factores clave para fortalecer ese vínculo mamá-hijo después del nacimiento. Portear a tu bebé lo hará sentir protegido, cómodo y cálido, al igual que cuando estaban en el útero.

En la actualidad, encontrarás grupos de madres porteadoras, donde podrás conocer todas las maravillas y beneficios que esta técnica puede traer para ti y tu bebé.

7. Presencia activa de sus padres

Este es uno de los pasos más complejos, debido a que te sugerimos no desperdiciar ni un solo minuto con tu hijo, conversar con ellos, demostrar amor, establecer límites coherentes, a través de la comunicación deberás conectar sentimentalmente con ellos.

No importan la edad que tengan, así no te respondan, háblales, edúcales, dedícale tiempo de calidad y notarás como serán niños respetados, amados y seguros.

Los hijos son nuestra mejor y máxima creación, es nuestro trabajo tratarlos con amabilidad, amor, paciencia, y conciencia.

Sigue leyendo: 7 meditaciones guiadas para niños