Los hábitos de estudio hacen referencia a aquellas estrategias que permiten mejorar el rendimiento académico y la capacidad para comprender, memorizar y aprender.

Como lo señala una publicación de la Universidad de Granada, son un predictor de éxito académico, que incluso puede superar el nivel de inteligencia o memoria.

De hecho, se les reconoce como una herramienta para reducir el fracaso escolar, especialmente en aquellos que tienen dificultades de aprendizaje.

Además, son idóneos para controlar la ansiedad y el estrés que tienden a sufrir muchos estudiantes al no tener un buen rendimiento pese a sus esfuerzos.

hábitos de estudio de las personas exitosas

¿Estás teniendo dificultades para aprender o memorizar? ¿No logras concentrarte en tus tareas? Si tus respuestas son afirmativas, no te pierdas los hábitos de estudio que te compartimos en el siguiente espacio. ¡Ponlos en práctica!

1. Organiza tu tiempo

Uno de los primeros hábitos de estudio que debes implementar para lograr el éxito académico es organizar bien tu tiempo. Esto implica tener un horario fijo de estudio todos los días o determinados días de la semana.

Por otro lado, debe incluir un registro y planificación de las tareas habituales y los exámenes. Esto no solo para tener todo bien organizado, sino para determinar cuánto tiempo requieren.

2. Prepara un área de estudio

Algunos estudiantes tienen la costumbre de estudiar en la cafetería poco antes de sus exámenes. ¿Te resulta familiar?

Sin embargo, si el objetivo es retener al máximo la información, lo idóneo es buscar una zona de estudio tranquila y sin distracciones. Incluso, de ser posible, el ambiente debe ser ordenado, silencioso y bien iluminado.

3. Estudia sin hambre

estudia sin hambre

El hambre puede jugar una mala pasada en quienes desean consolidar su aprendizaje. Si bien muchos lo pasan por alto, la falta de alimento afecta el nivel de energía y dificulta la concentración. Por eso, es primordial desayunar o comer algo antes de empezar a estudiar.

Artículo relacionado: 5 remedios naturales para mejorar la concentración

4. No saturarse de información

¡Ojo! Querer retener demasiada información en poco tiempo no es la mejor estrategia para aprender.

Cuando se estudian demasiadas cosas al mismo tiempo, el cerebro se cansa y el proceso de aprendizaje es poco eficiente.

Lo recomendable es distribuir las tareas o el tema de estudio en varios periodos cortos. Tomando algunos descansos breves, se restaura la energía mental y aumenta tanto la productividad como la habilidad de aprender.

5. Crea apuntes

crea apuntes

Crear apuntes propios es uno de los hábitos de estudio que todo estudiante debería poner en práctica. Este sencillo recurso es una forma de aprendizaje activo que motiva al estudiante a potenciar sus habilidades de análisis y síntesis de información.

6. Dedica más tiempo a las asignaturas más difíciles

Los estudiantes más efectivos no temen afrontar aquellas asignaturas que les generan dificultades. En lugar de dejarlas de lado hasta el último momento, les dedican más tiempo de estudio para intentar comprenderlas y dominarlas.

Aunque al principio cuesta trabajo, con el tiempo se convierte en una forma de ganar autoconfianza y seguridad.

7. Fija metas a corto plazo

Las metas de estudio a corto plazo son una forma de motivar el progreso. Basta con trazar algún objetivo en el horario de estudio establecido. Con esto, se mantiene el enfoque hacia lo que se pretende lograr, aprovechando al máximo el tiempo.

Te puede interesar: Sé el 8% que logra sus propósitos de año nuevo

8. Utiliza técnicas de estudio

utiliza técnicas de estudio

Dentro de los hábitos de estudio hay algunas técnicas que resultan muy adecuadas para hacer más enriquecedora la experiencia de memorizar y aprender. Algunas de las más populares incluyen el subrayado, el resumen, los mapas mentales y esquemas.

En resumen…

Como lo concluye una publicación en la revista académica Perspectives on Psychological Science, los hábitos de estudio deben considerarse como uno de los pilares del éxito académico.

Son un recurso que mejora significativamente el proceso de aprendizaje, ayudando a superar las dificultades que éste acarrea.

Sigue leyendo: 13 beneficios de abrazar (y ser abrazado)

¡Compártelo!

8 hábitos de estudio de los estudiantes más efectivos