Tiempo de lectura: 4 minutos

Tratar de conocernos y saber quiénes somos es un viaje que dura toda la vida.

Es una pregunta tan abierta, misteriosa y sin aparente respuesta, que tratamos de solucionarla diciendo “yo soy” o teniendo claro quiénes somos.

Sin embargo, cada vez que decimos qué o quiénes somos, nos estamos identificando con algo en concreto.

Creemos que somos un nombre, un apellido, una nacionalidad, un sistema de creencias, unos valores, una profesión, un conjunto de rasgos, características o categorías que no pueden definirnos en su totalidad, ya que son azarosas.

Te puede interesar: 8 emociones positivas que conviene cultivar

¿Cómo podemos descubrir quienes somos realmente?

quienes somos

La palabra personalidad, como hoy día casi todos sabemos, procede del término “pessoa” del latín, que significa máscara.

Nuestra personalidad es una máscara con la que nos presentamos frente al espejo y nos mostramos también al mundo. Pero no somos tampoco nuestra personalidad, que es dinámica y también puede cambiar.

Tanto creer quién eres como vivir con confusión suele traer dudas a nuestra vida, dificultad para tomar decisiones y conocer cuál es tu propósito. Lo cual conlleva vivir con ansiedad, frustración, estrés o desánimo.

Para conocerte debes dejar de identificarte con aquello que crees que eres.

A la hora de vivir un auténtico proceso de autoconocimiento, no se trata de pensar que eres una persona X o Y, una categoría concreta o un tipo de personalidad, sino de descubrir que te identificas con una serie de capas de tu personalidad y que precisamente ahí están los bloqueos.

Cuando conoces cada una de esas capas y aprendes a liberarte de ciertos límites que hemos creado, llegas a conocerte mejor y a encontrar un propósito genuino en tu vida.

A continuación detallo las 6 capas básicas de la personalidad que debes conocer y luego superar (es decir, no limitarte por ellas) para conocerte mejor.

Artículo relacionado: 5 claves para entender y gestionar tus emociones

6 capas de la personalidad

capas personalidad

1. Entorno

Se trata de nuestra cultura, sociedad, idioma, forma de hablar, creencias sociales, prejuicios o religiones.

Es el entorno en el que hemos crecido y que nos ha condicionado. El entorno nos influye, pero no somos ese entorno, ya que en el mundo hay multitud de entornos diferentes.

Podemos superar el entorno e ir mucho más profundo. Esta capa se puede observar.

2. Actitudes

capas de la personalidad

Es la forma en la que afrontamos la vida, y está influida tanto por el entorno como por la educación social, familiar, nuestras experiencias o por las creencias de otras personas.

Nuestras actitudes pueden cambiar, ser unas u otras. Por lo tanto, si pueden cambiar y ser distintas, tú no eres tus actitudes.

Puedes elegir qué actitudes tener. Esto también se puede observar.

No te pierdas: El poder del diálogo interno positivo para mejorar tu vida

3. Conducta

Son nuestras acciones, que es el resultado de nuestras creencias y pensamientos.

Las actitudes nos llevan también a dirigir nuestra conducta, así como la influencia del entorno, las emociones y los sentimientos.

4. Sistema de creencias

que es el budismo

Eta capa ya es inobservable, forma parte de nuestro mundo interno.

Son las creencias que tienes sobre ti y sobre cómo deben comportarse los demás o cómo debe ser el mundo.

Estas creencias son como una programación y dirigen nuestra vida. Si vamos más allá de nuestras creencias, tenemos que olvidarnos de ellas y dejar de creer lo que creemos.

Vayamos más profundo…

5. Valores

senderismo

Nuestros valores humanos, morales, éticos, lo que consideramos que es bueno o malo.

Esto es también relativo. Dirige nuestra vida. En realidad nada es bueno o malo, sólo trae experiencias y resultados, y las experiencias y los resultados nos ayudan a conocernos y a aprender.

Olvida todo lo que crees que es bueno y todo lo que crees que es malo. No existen esas palabras.

Vayamos más profundo, hacia la última capa…

6. Identidad

compañía

Quienes creemos que somos.

Nuestros nombres y apellidos. Si somos hombre, mujer, cómo nos valoramos, lo que consideras de ti.

Esta puede parecer la capa más profunda de todas.

Sin embargo, tampoco somos nuestra identidad, ya que es algo creado.

A través del conocimiento de estas capas, cómo te limitan cada una de ellas y sobre todo desidentificándote de ellas, conseguirás conocerte mejor.

Esa es la gran paradoja: solo dejando de creer quien crees que eres, podrás descubrir quién eres realmente.

Sigue leyendo: Aceptación radical: El arte de aceptar