Tiempo de lectura: 4 minutos

La base de una buena alimentación a largo plazo gira alrededor de la rutina, y es que de nada sirve que empieces a comer comida saludable durante una semana si la siguiente semana rompes este hábito sano. Por ello desde Elefantezen.com vamos a tratar esta entrada de blog para hablar de la importancia de una buena nutrición para ayudarnos en nuestro día a día y para meditar de forma eficiente y profunda.

¿Qué comidas nos pueden ayudar a llevar a cabo esta tarea? Te lo mostramos a continuación, y como siempre recuerda que con diferentes tipos de dietas que puedas planificar según tus intereses personales y metas. 

Te puede interesar: 5 dietas saludables para equilibrar tu organismo

La Alimentación y la Meditación

Intentar meditar con una mala alimentación o sin autocontrol de lo que se come es como intentar concentrarse en el trabajo tras haber comido bastante y tener el estómago lleno, una tarea difícil de hacer. El objetivo para la gente que le gusta meditar es comer platos de comida saludables que les permita mantenerse calmados y equilibrados.

Para empezar es conveniente decir que el ayuno es algo a tener muy en cuenta para el control de la mente: Cuando comemos nuestro metabolismo comienza a trabajar y esto desde primera hora nos quita energía útil que podemos dedicar a la meditación, de ahí que muchos recomiendan meditar antes de desayunar.

Una gran parte de los usuarios que practican con frecuencia la meditación hacen la postura del Saludo al Sol. En el caso de que tengas mucha hambre por las mañanas lo mejor para no romper el ayuno antes de meditar es dar sorbos de agua con limón, con un poco de azúcar o a través de la Kombucha.

Artículo relacionado: Los pilares para una alimentación sana

okinawa alimentacion

Elegir tu Dieta para Meditar

Para meditar es imprescindible reducir lo que se consideran “malos hábitos” dentro del sector y esto se refiere en concreto a la cafeína y al exceso de carbohidratos que no nos dejan pensar con claridad y de forma natural.

Se han hecho muy conocidos los llamados alimentos sátvicos que se utilizan en multitud de terapias naturales y son buenas para mantener nuestro cuerpo saludable si no queremos seguir una dieta muy estricta, estos serían:

  • Frutas y verduras de temporada para comer cada día y preparar platos elaborados a partir de ellas.
  • Nueces, semillas y otros frutos secos crudos en reducidas cantidades.
  • Legumbres y proteínas vegetales que sean los más naturales posibles, se recomienda para asegurarte de esto comprarlos a granel en las tiendas pequeñas de toda la vida, aunque ya hay algunos supermercados que ofrecen frutos secos y legumbres a granel.

Introducir estos tres factores a tu dieta ordinaria hará grandes cambios en tu vida, pero como todo requiere constancia y un compromiso por una vida mejor. Te recomendamos que explores más acerca de los alimentos sátivos y cómo estos pueden ayudarte más allá de la meditación.

meditaciones guiadas ivoox

Tenemos la ventaja que hoy podemos contar con muchos restaurantes vegetarianos y veganos que nos ofrecen platos saludables a domicilio, aunque te recomendamos leer opiniones en internet en páginas como Opinionesespaña para informarte mejor de que empresas de reparto de comida ofrecen el mejor servicio.

Puedes comer estos alimentos de forma individual aunque típicamente se hace un plato combinado entre estos ingredientes naturales alrededor del plato principal que quieras comer.

No te pierdas: Mindfulness comiendo: cómo practicar la alimentación consciente

Los alimentos no saludables para la meditación

Como hemos mencionado al principio hay una serie de alimentos que pueden interrumpir nuestro progreso de meditación a razón de sus ingredientes y compuestos. Los estimulantes serían los primeros que deberíamos de reducir lo máximo posible para no volvernos hiperactivos o con un nerviosismo que nos bloquee a la hora de encontrar nuestra paz interior en la meditación. También existen algunas especias potentes que pueden tener un efecto similar en el cuerpo así como los llamados afrodisíacos (en grandes cantidades).

Cómo es lógico el alcohol y el tabaco también son hábitos nada saludables que deberíamos de eliminar para una meditación óptima sin distracciones ni inquietudes. Por último la azúcar refinada, comida enlatada y platos preparados siempre suelen llevar grandes cantidades de ingredientes no deseados (alto contenido en azúcares añadidos, grasas saturadas…)

Los alimentos fritos serían la última de esta lista y coincide con que es la más generalizada en la población así como la más adictiva, generalmente porque se le añade mucha sal. Esto puede ser lo que más cueste reducir nuestro consumo y nos atrevemos a decir que es una adicción que está al mismo nivel que el alcohol y el tabaco.

No es tarea fácil empezar a llevar una rutina de comida saludable, pero si queremos descubrir las oportunidades que nos ofrece la meditación y otros beneficios a largo plazo como mejor sueño y humor debemos hacer sacrificios y aguantar tentaciones de la comida chatarra.

Sigue leyendo: Dieta Okinawa: el secreto japonés para vivir 100 años