Tiempo de lectura: 4 minutos

Aún hay quien relaciona la educación afectivo-sexual con tres grandes y clásicos temas que son la procreación, la anticoncepción y la salud sexual, olvidándose que sexualidad también es todo aquello relacionado con la afectividad y las emociones.

Además, cuando lo abordan, hay una tendencia a tratar estos temas desde una perspectiva negativa, infundiendo a los menores el temor a los embarazos no deseados y a las infecciones de trasmisión sexual.

Así la imagen que trasmitimos de la sexualidad es de algo perjudicial y no como un componente más del desarrollo de nuestros hijos e hijas que les permitirá tener un crecimiento integral como seres humanos.

A pesar de ello, a bastantes progenitores les preocupa el tema de educación sexual de sus hijos e hijas. Muchos esperan a que sea el menor el que pregunte.

Por ese motivo encontramos a padres y madres que se cuestionan si estarán preparados para dar esa primera charla de sexualidad o bien piensan ingenuamente que será fácil y simplemente será ponerse a hablar.

Pero realmente no es sencillo hablar con los hijos de esos temas ya que a muchos y muchas de nosotros nos produce vergüenza y los niños, que no son tontos, lo notan.

Para un gran número de padres será bastante difícil hablar de sexo con sus hijos, pero es un esfuerzo que vale la pena ya que a medida que hablemos de estos temas poco a poco la vergüenza irá desapareciendo y se irá creando un clima de confianza en casa.

Artículo relacionado: Masturbación femenina: Conoce y disfruta de tu sexo

5 consejos sobre cómo hablar de sexo con los hijos e hijas

hablar de sexo a los niños

Hay unas pautas que pueden facilitar este tipo de conversaciones entre los padres e hijos;

  1. Cuanto antes mejor, no debemos de esperar a que nuestro hijo sea adolescente. Es más que conveniente que empecemos a introducir conceptos sobre sexualidad en el momento que el pequeño empiece a conocer su cuerpo y a nombrarlo; es importante para el niño o niña que cada parte de su cuerpo tenga un nombre real y no un diminutivo o nombre simpático, si la cabeza es la cabeza y el pie es pies, el pene no es pilila. Esto evitará que el menor se sienta confundido y no vea sus genitales como una parte más de su anatomía.
  2. Es de vital importancia intentar cultivar un clima de confianza en casa, facilita que el menor no tenga reparos en preguntar y sepa que los padres allí estamos para resolver sus dudas, no solo en temas de sexo, sino en todo lo que le pase en la vida. Estar atentos a la curiosidad de nuestros hijos, hazle tú las preguntas para conocer aquello que sabe o cree conocer, los niños a veces crean fantasías de como es la realidad. En función de sus respuestas te darás cuenta de lo que sabe o no.
  3. Jamás inventar o evadirse de contestar a las preguntas, corremos el peligro que el menor busque esa información en otras fuentes menos fiables (amigos, Internet, porno) También es importante no dar más información de lo que pregunta el menor.
  4. Fomenta el respeto por la diversidad sexual. Todas las sexualidades han de ser respetadas y aquí es importante como padres predicar con el ejemplo. Hablar sobre las diversas sexualidades es una forma de educar en el respeto a los demás
  5. Implícate en la educación sexual, para ello asiste a charlas sobre sexualidad, implica al resto de los padres para que se imparta formación en sexo afectividad en el centro educativo de vuestros hijos. Esto también facilitará la educación sexo afectiva en casa.

Te puede interesar: 8 ejercicios divertidos de mindfulness para niños

Hablar de sexualidad con los hijos es vital para que nuestros pequeños desarrollen una autoestima sana y un respeto hacia su cuerpo y el de los demás.

Así que es importante empezar a hablar con los pequeños desde muy pronto. Los niños son seres sociales que viven con otros niños y son muy curiosos.

Se tocan, se exploran, descubren las diferencias físicas entre niños y niñas. Todo esto les genera mucha curiosidad y acudirán a nosotros los padres como primeras figuras de referencia para solventar dichas dudas.

Y si ves que para ti es muy complicado o te falta información o argumentos hay libros y recursos tanto en bibliotecas como en internet que te pueden ayudar.

Sigue leyendo: Ciclo reproductivo y deseo sexual en la mujer

¡Comparte!

Cómo hablar de sexualidad con los hijos