Tiempo de lectura: 3 minutos

En los últimos años se han popularizado una amplia variedad de dietas que, más allá de ayudar en la pérdida de peso, pretenden orientarnos sobre cómo comer mejor para cuidar la salud.

Una de estas es la dieta Okinawa, que proviene de una isla japonesa que se hizo famosa por tener una de las poblaciones más longevas del mundo.

La isla Okinawa se encuentra situada en el mar de China Oriental, al este de Taiwán. Hace algunos años dicha población fue foco de atención, ya que investigadores empezaron a estudiar el por qué sus habitantes tenían una expectativa de vida más alta, además de mantenerse jóvenes por más tiempo.

Pues bien, justamente, uno de esos secretos sería la dieta Okinawa.

Artículo relacionado: 4 beneficios de la dieta mediterránea

¿En qué consiste la dieta Okinawa?

dieta okinawa felicidad

La dieta Okinawa comenzó a popularizarse en Europa y América luego de la publicación del libro “Le régime Okinawa. Les secrets de la longevité” (“La dieta Okinawa. Los secretos de la longevidad”, traducido al español) de la nutricionista francesa Sibylle Naud junto con Carolie Ferreira.

En la publicación, las autoras cuentan las principales claves de la dieta de esta isla de Japón, además de incluir recetas que facilitan su implementación y que, incluso, se pueden adaptar al mundo occidental.

De modo general, podemos decir que se trata de una dieta que hace un bajo aporte de calorías y grasa. De hecho, hay quienes la han etiquetado como “semi-vegetariana”, ya que se basa principalmente en alimentos frescos como los vegetales, frutas, legumbres y semillas.

No obstante, también incluye una amplia variedad de pescados y mariscos, pasta, alimentos ricos en almidón, cereales integrales, y evita toda fuente de procesados, postres y productos lácteos. Se estima que, en total, aporta alrededor de 1100 calorías. Sin embargo, al componerse de alimentos altamente saciantes, la persona no experimenta hambre.

Alimentos permitidos:

  • Té y agua
  • Pepino
  • Endivias
  • Calabacín
  • Naranja
  • Pescado blanco
  • Algas marinas
  • Albaricoque
  • Arroz blanco
  • Soja y derivados
  • Pasta integral
  • Avena
  • Pan
  • Frutos secos y semillas

Alimentos prohibidos:

  • Lácteos enteros
  • Carnes embutidas
  • Productos de bollería industrial
  • Postres
  • Dulces y golosinas
  • Refrescos y gaseosas
  • Comidas rápidas

No te pierdas: 5 dietas saludables para equilibrar tu organismo

Pautas para seguir la dieta Okinawa

okinawa alimentacion

Más allá de tener en cuenta los alimentos que componen la dieta Okinawa, es importante prestar atención a otros hábitos alimentarios saludables que provienen de la cultura de dicha isla. Probablemente, muchos de estos hábitos son los que explican por qué es una dieta beneficiosa que podría ayudar a vivir muchos años.

  • Para de comer en cuento te sientas satisfecho. Incluso, se puede practicar el llamado “Hara hachi bu”, que consiste en dejar de comer un poco antes de estar saciado por completo.
  • Come despacio, sin prisas y comprometiendo todos los sentidos. Es decir, disfruta las texturas, sabores y todas las sensaciones que produce la comida desde que entra a la boca.
  • Mantén un horario de comidas regular y, en lo posible, evita los picoteos entre horas. Si hay necesidad de estos últimos, deben hacerse con alimentos saludables como los frutos secos.
  • No compres productos ultraprocesados. Incluso, si puedes, acude a mercados locales donde, de seguro, encuentras orgánico.
  • Hacer ejercicio físico regular. Caminar, montar bicicleta o cualquier forma de actividad física es válida.

Finalmente…

No podemos olvidar que la dieta, en general, debe cubrir nuestras necesidades. Si bien podemos basarnos en modelos como la dieta Okinawa para comer más sano, lo mejor es asesorarnos con un nutricionista para recibir un plan personalizado.

Esto es bastante importante, pues los requerimientos nutricionales pueden variar de acuerdo a nuestra edad, estado de salud actual, peso, sexo, entre otros factores. ¡Tenlo en cuenta!

Sigue leyendo: Mindfulness comiendo: cómo practicar la alimentación consciente