Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Has escuchado hablar del diálogo interno? ¿Sabes a qué se refiere? Aunque quizá no lo tenemos muy presente, pasamos la mayor parte del día hablando con nosotros mismos.

Esa vocecita mental que escuchamos en todo momento, y que nos hace reflexionar y decidir, hace parte del diálogo interno.

Surge a raíz de los pensamientos y determina, en gran medida, el estado de ánimo y las acciones con las que interactuamos en el entorno.

Por eso, para bien o para mal, tiene un impacto directo sobre nuestra calidad de vida. Veamos en detalle cómo funciona.

¿Qué es el Diálogo Interno?

Tener conversaciones con el “yo interior” es lo que define al diálogo interno.

Este proceso mental, que puede ser enriquecedor o destructivo, se origina debido a los pensamientos que tenemos cuando estamos despiertos. A su vez, condiciona nuestras emociones y lo que reflejamos en el entorno.

Por lo anterior, miles de personas buscan centrarse en la generación de un diálogo interno positivo, ya que se convierte en una herramienta capaz de aumentar la autoconfianza y la capacidad para tomar decisiones acertadas.

De hecho, quienes consiguen dominarlo suelen tener mejor productividad y mayores habilidades sociales.

¿Cómo Funciona el Diálogo Interno?

Si bien el diálogo interno se genera de forma natural en todas las personas, la mayoría debe aprender a dominar ciertas estrategias para que predominen los pensamientos positivos sobre los negativos.

Se han hecho múltiples estudios sobre el impacto que tiene el diágolo interno en nuestras vidas. Incluso he ha demostrado que hay personas que no tienen ningún tipo de diálogo interno.

Aunque parezca sorprendente, hasta un 80% del tiempo de conversaciones internas está conformado por pensamientos y afirmaciones destructivas.

Así pues, un primer paso es ser conscientes del poder del diálogo positivo para, de este modo, ejercitarlo. Con práctica, los pensamientos buenos empiezan a fluir de forma natural y pasan a ser el mejor aliado para afrontar las situaciones cotidianas.

Cambiar la Perspectiva

Hay varios ejercicios para fomentar un diálogo interno constructivo y enriquecedor. Sin embargo, todos estos tienen algo en común: sugieren cambiar la perspectiva. ¿A qué nos referimos con esto?

Por supuesto, a ver lo bueno, aunque no estemos de acuerdo o la situación parezca difícil de resolver.

Para entenderlo mejor, veamos un ejemplo:

  • “No quiero hacerlo, a mí nunca me salen bien las cosas…” (diálogo negativo)
  • “Voy a intentarlo, sé que tengo habilidades para lograrlo…” (diálogo positivo)

Como vemos en este último ejemplo, un cambio en el diálogo interno puede ser determinante ante situaciones y oportunidades. Así, aumenta el nivel de confianza, la determinación y la capacidad para dominar decenas de habilidades.

Beneficios del Diálogo Interno

Tener una conversación con nosotros mismos es la oportunidad perfecta para cambiar aspectos de nuestra vida que no nos gusta. Esto, por supuesto, si logramos hacer a un lado las excusas y todo pensamiento negativo que puede interferir en el mismo. De este modo, el diálogo interno nos ayudará a:

  • Autodescubrirnos y entendernos mejor.
  • Evaluar nuestros pensamientos y decisiones (y cambiarlos si es necesario).
  • Dejar el papel de víctimas y tomar las riendas de nuestra vida.
  • Analizar las situaciones en las que nos situamos.
  • Percibir y entender lo que sentimos.
  • Mejorar nuestras relaciones laborales y personales.
  • Dar una buena cara a situaciones difíciles.
  • Aumentar la autoconfianza.
  • Reconocer y corregir errores.
  • Reducir emociones negativas como el estrés, la ansiedad y depresión.

En Conclusión…

Inevitablemente tenemos un diálogo interno que incide de forma significativa sobre nuestra vida. Que sea positivo o negativo depende en gran medida de nosotros mismos.

Sin embargo, tenemos la capacidad de cambiar la perspectiva para evitar que se nos convierta en un obstáculo.

Por el contrario, cuando aprendemos a dominarlo, el diálogo interno se puede convertir en nuestro aliado para tomar decisiones acertadas, atrevernos a salir de la zona de confort o afrontar diversas situaciones del día a día.

¡Compártelo!

El poder del diálogo interno positivo para mejorar tu vida