Tiempo de lectura: 4 minutos

En los últimos años se ha popularizado una filosofía de origen japonés que, a su vez, ha sido catalogada como el “secreto” de la felicidad: ikigai.

De hecho, los autores Héctor García y Francesc Miralles realizaron una investigación respecto a este tema y la resumieron en el libro Ikigai, los secretos de Japón para una vida larga y feliz” (Urano, 2016).

En esta obra se analizó por primera vez el estilo de vida de Ogimi, una de las aldeas de Japón con mayor índice de longevidad, cuya población se caracteriza por ser optimista y vital. De este modo se determinó cómo se alimentan, cómo trabajan, sus relaciones con los demás y, sobre todo, cómo dan sentido a su existencia gracias al ikigai.

Justamente, en nuestro idioma, el término ikigai fue traducido como “razón de ser” o “razón de vivir”. En general, cuando tenemos un ikigai definido, experimentamos más sensación de plenitud y satisfacción con la vida.

Sin embargo, no siempre lo tenemos del todo claro. Veamos en qué consiste exactamente y cómo podemos experimentarlo.

Artículo relacionado: ¿Qué es el Dhamma? Cultivar un buen propósito de vida

¿Qué es el ikigai?

ikigai tu razon de ser

De forma simple, ikigai se ha definido como la razón de ser. Sin embargo, más allá de esto, hace referencia a todo aquello que le da significado a nuestra vida y que nos apasiona.

En Japón se dice que es “la razón por la que nos despertamos cada mañana”. Además, también podemos considerarlo como un motor que nos conduce hacia el éxito y el bienestar.

Sorprendentemente, muchos japoneses no llegan a jubilarse y siguen trabajando hasta que su salud se los permite. Jan Buettner, periodista de National Geofraphic, explica que “tener un propósito vital es tan importante en esta cultura que por eso no tienen nuestro concepto de jubilación”.

Por ello, a menudo el ikigai coincide con el oficio de la persona, aunque no tiene que ser así. También tiene que ver con disfrutar de las pequeñas cosas, celebrar la vida y ser apasionados en todo lo que se haga. Entonces, ¿todos tenemos un ikigai?

Según la filosofía japonesa, sí. No obstante, mientras que algunos tienen clara su pasión y disfrutan de ello, otros no le dan la importancia que merece o, simplemente, desconocen cuál es su ikigai.

Veamos algunas claves para vivirlo.

Te puede interesar: 5 emociones negativas más comunes y cómo controlarlas

Ikigai: claves para una vida feliz y plena

ikigai felicidad

Algo que debemos tener presente es que la búsqueda del ikigai implica un análisis interior profundo y mucha reflexión. Por ello, no siempre es fácil reconocerlo.

De todos modos, a raíz de las investigaciones que se han hecho al respecto, encontramos algunas claves para empezar a experimentarlo.

¡Ponlas en práctica!

  • Mantener activos: abandonar las pasiones, aquello que se ama, es perder el sentido de la vida. Por eso, siempre que haya salud, vale la pena mantener activos haciendo cosas de valor.
  • Vivir sin prisas: tomarse la vida con calma, sin duda, es clave para nuestro bienestar. Por ello, ikigai también es saber ir despacio.
  • Comer de forma consciente: una buena alimentación es determinante para sentir plenitud con la vida. Por ello, es importante establecer relaciones saludables con la comida y evitar los excesos.
  • Tener pensamientos positivos: el hecho de disfrutar las pasiones y hacer lo que se ama no quiere decir que no haya dificultades. Sin embargo, vivir el ikigai es mantener una actitud positiva y agradecer constantemente por la vida y las pequeñas cosas.
  • Conectarse con la naturaleza: los entornos naturales recargan de energía, ayudan a aclarar los pensamientos y facilitan el control del estrés.
  • Seguir el ikigai: con los pensamientos claros y la mente tranquila es más fácil reconocer el ¿Qué es eso que te apasiona? Aprovecha tus talentos y conviértelos en tu razón de ser.

Para terminar, cabe destacar que, como muchas otras filosofías orientales, ikigai es saber vivir el presente, dejar de lamentarse por el pasado y soltar los miedos por el futuro. ¿Sabes cuál es tu ikigai?

Sigue leyendo: Cómo hacer un masaje relajante de cuerpo entero