Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Has oído hablar de la Llama Violeta? Pues bien, se trata de una meditación muy poderosa, propia de la metafísica. También conocida como “llama transmutadora” o “rayo violeta”, es una de las siete poderosas llamas de la metafísica, las cuales representan el poder divino a través de manifestaciones.

Se encarga de propiciar transformaciones en favorecimiento de nuestro espíritu y nuestro aspecto personal; por tal razón, históricamente se distingue como fuente de misericordia, perdón, humildad y libertad.

Poner de nuestra parte es el requisito fundamental a la hora de exponerse al inmenso poder de la Llama Violeta, pues estar dispuestos al perdón, de sí mismos y de los demás, nos abrirá la puerta al verdadero cambio.

Descarga la app de Elefante Zen

Artículo relacionado: 9 poderosas meditaciones guiadas para principiantes

Meditación Llama Violeta: ¿cómo empezar?

Meditar, a priori, es comprender que utilizaremos la energía en pro de nuestra vida; solo basta con saber qué tipo de meditación emplear, tener una gran disposición y enfocarnos de lleno para poder conseguirlo.

La Llama Violeta no es la excepción y, por ello, te contamos cómo puedes iniciarte en su práctica.

Este vídeo es una meditación Llama Violeta guiada por una voz masculina 20 minutos:

El tiempo que le dedicamos

Si bien no es necesario realizar la meditación todos los días, dedicarle el tiempo necesario se hace de gran importancia; cabe recordar que todo en la vida es de práctica y la concentración también la conseguimos mediante esta.

  • Es recomendable realizar la Llama Violeta entre dos y tres veces a la semana.
  • Solo nos tomará entre diez y quince minutos al día. De este modo, en poco tiempo empezaremos a experimentar sus beneficios.

El lugar puede ser todo

Cualquier lugar puede ser epicentro de nuestra meditación; concentrar la energía con el fin de evacuar las cosas negativas es maravilloso. Sin embargo, tal y como hemos mencionado en otras ocasiones, un lugar tranquilo y limpio nos aporta de mejor manera.

Bien sea en un templo o en una habitación de nuestra casa destinada a la espiritualidad, encontrar ese sitio aseado, oxigenado y con buena iluminación, será un plus para invocar a la Llama Violeta.

Presencia divina

Existen entes poderosos, denominados como “Guardianes de la Llama”, que podrían resultar como una excelente compañía a la hora de realizar la meditación. Nada mejor que contar con presencia divina y poderosa con el fin de limpiar nuestro organismo de emociones negativas.

El Conde Saint Germain (maestro ascendido, también director de la llama) y el Arcángel Zadquiel (sanador de almas), son maravillosas opciones para acompañarnos y reunir nuestra energía en torno a ellos.

No te pierdas: Meditación vipassana: Ver las cosas tal y como son

¿Por qué meditamos con la Llama Violeta?

meditacion llama violeta

Debemos establecer el por qué utilizamos tan poderosa meditación; las razones son importantes y, en este caso, es claro que deseamos realizar una limpieza emocional. A pesar de ello, es necesario conocer qué nos llevó a tener un pensamiento negativo y el daño que nos está haciendo en nuestra vida diaria.

En ese orden de ideas, la meditación puede realizarse justo en el momento en que la ansiedad, la tristeza u otro de emoción negativa nos aborde, incluso sin importar el lugar. El poder de la Llama Violeta nos hará sentir muchísimo mejor en ese instante.

La oración en voz alta

La voz es vibración y, como tal, es energía. Por lo tanto, decir la oración en voz alta es supremamente importante a la hora de la meditación Llama Violeta. La oración es la siguiente:

San Germain y ángeles de la protección, por favor, envuélvanme en una esfera de fuego blanco radiante mientras doy esta meditación. Que la luz que invoco sea usada para la bendición, sanación y protección de toda vida sobre la Tierra”.

Si buscas una alternativa para lograr una limpieza emocional, que brinde calma y armonía en tu vida, este tipo de meditación puede ser una buena opción. ¿Te animas a intentarla?

Sigue leyendo: 7 tipos de meditación y cómo practicarlos