Tiempo de lectura: 4 minutos

No respirar bien o sentir que nos falta el aire es una condición conocida como disnea. De acuerdo con información publicada en National Center for Biotechnology Information, es un síntoma que puede tener un origen fisiológico, patológico o social.

¿A qué se debe?, ¿qué puedo hacer?

Entre las múltiples causas de no poder respirar bien nos encontramos con estados de ansiedad, problemas respiratorios, afecciones cardiovasculares y alteraciones neuromusculares.

Asimismo, puede deberse a causas benignas como un exceso de actividad física o episodios de nerviosismo.

Debido a esto, antes de proceder a actuar de una forma u otra, es importante revisar si se presenta de forma simultánea con otros síntomas o si es demasiado intensa. De ser así, lo mejor será buscar atención médica inmediata, pues habrá que establecer un diagnóstico adecuado.

Artículo relacionado: 4 tipos de respiración patológicas y cómo prevenirlas

¿Qué puedo hacer si no puedo respirar bien?

qué puedo hacer si no puedo respirar bien

“No puedo respirar bien, ¿qué puedo hacer?” … Cuando nos falta el aire, la primera recomendación es mantener la calma y buscar un lugar cómodo para sentarnos.

Después de adoptar una posición cómoda, empezaremos a realizar una serie de ejercicios de inspiración y expiración, tratando de regular el patrón respiratorio.

Una técnica simple para superar este problema se conoce como “respiración con los labios fruncidos”.

Para hacerla, debemos proceder a hacer los siguientes pasos.

  1. Relajamos los músculos del cuello y los hombros.
  2. Nos sentamos en una silla cómoda, con los pies en el suelo.
  3. A partir de esta postura, inhalamos lentamente por la nariz en dos tiempos.
  4. Vamos a sentir cómo se agranda el vientre a medida que hacemos la inhalación.
  5. Entonces, fruncimos los labios y exhalamos de forma lenta, en cuatro o más tiempo.

Es muy importante que la respiración sea casi natural, no hay que forzar el aire a salir y tampoco hay que contener la respiración.

Lo ideal es repetir el ejercicio hasta que sintamos que la respiración normal se restablece.

Este vídeo lo explica muy bien:

Si tienes niños en casa, recomendamos mucho estos ejercicios para ayudar a relajarles: 8 ejercicios divertidos de mindfulness para niños

No puedo respirar bien… ¿cuándo debo buscar atención?

¡Cuidado! Como ya lo mencionamos, la falta de aire puede obedecer a problemas de salud que requieren intervención médica, incluso inmediata.

Por eso, cuando experimentemos este síntoma, tendremos que estar alerta a otras señales como:

  • Falta de aliento o dificultad para respirar cuando descansamos, comemos, hablamos o, incluso, ante esfuerzos físicos mínimos.
  • Dolor en el pecho.
  • Aceleración de la respiración.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Alteración en el color de la piel y base de las uñas, como una coloración azulada.
  • Fosas nasales que se ensanchan al inhalar.
  • Piel demasiado fría.
  • Respiración sibilante.

Si se identifican dos o más síntomas de estos en conjunto con la falta de aire, es necesario acudir al médico.

No puedo respirar bien, visitar al médico

Asimismo, si hay señales de una complicación de salud más grave, se debe llamar pronto a emergencias. Mientras recibimos atención, debemos procurar mantener la calma.

Los pacientes con asma o bronquitis, en quienes es frecuente este síntoma, pueden apoyarse con los medicamentos específicos para desobstruir las vías áreas. Estos pueden incluir Aerolin o Salbutamol.

Otra medida útil consiste en desajustar la ropa y evitar los lugares con temperaturas demasiado altas. Podríamos, por ejemplo, acercarnos a la puerta o ventana para ventilarnos.

Te puede interesar: Pranayama para principiantes: El poder de la respiración

¿Qué debemos informar al médico?

Para facilitar el diagnóstico, debemos detallar al médico cómo se dio la falta de aire, qué tanto nos cuesta respirar bien, en qué circunstancias suele aumentar este síntoma y si tenemos otras molestias asociadas.

A partir de aquí, el médico determinará si es necesario hacer pruebas específicas o si se requiere algún tratamiento especializado.

En conclusión…

Si no puedo respirar bien, inicialmente puedo recurrir a un breve ejercicio de respiración. Si no hay mejoría o si hay señales evidentes de un problema más grave, lo mejor es acudir al médico.

Sigue leyendo: 9 ejercicios de respiración para relajarte