Tiempo de lectura: 8 minutos

En este artículo explicamos de forma sencilla qué es el Mindfulness según los expertos y cuáles han sido los últimos hallazgos proporcionados a la ciencia.

El concepto Mindfulness ha experimentado un auge considerable en el ámbito de la psicología en las últimas dos décadas.

Pese a ello, el origen del término Mindfulness deriva de una traducción al inglés de la palabra “sati” que se incluye dentro de la lengua Pali, la cual proviene de la ancestral tradición budista.

Aunque no dispone de una correspondencia exacta en la lengua castellana, el concepto que puede tomarse como equivalente es el de “conciencia plena”.

Qué es el Mindfulness: Definición Según los Expertos

Delgado y cols. (2012) afirman que mediante Mindfulness  se  desarrollan  los  cuatro  afluentes  de  la  conciencia  que permiten  al  individuo  sumergirse en  la  experiencia  inmediata  del  aquí  y  ahora.

Estos son  sensación  (la  experiencia sensorial  directa),  observación  (uno  se  observa  así  mismo,  desde  lejos), conceptualización (idea de la acción que se está realizando) y conocimiento (el saber del momento presente).

También añaden que el Mindfulness  es  una  técnica  aliada  de  las  Terapias  de  Tercera  Generación  que  han transformado en los últimos años el enfoque de intervención psicoterapeútica vigente hasta ahora, incorporando  al  modelo  de  “cambio” de  conducta  y/o de pensamiento,  el de “aceptación” de aquello que no se puede cambiar en la vida (Lavilla et al., 2008).

El fundamento del Mindfulness reside en adoptar comportamientos funcionalmente distintos a aquellos que han generado el problema, en lugar de huir de las experiencias que generan malestar sin experimentarlas en su totalidad.

En la práctica del Mindfulness la persona observa con naturalidad, dejándose llevar y se compromete de forma amable con esa actividad.

Desde finales de los noventa e inicios del siglo XXI muy diversas son las definiciones que los expertos en este área de conocimiento han ido proponiendo para acercar tanto la comprensión a nivel teórico como su aplicación práctica en el estilo de vida de la población en general.

A continuación se exponen algunas de las explicaciones principales extraídas de los autores que han abordado este campo de estudio:

Significado de Mindfulness: Un Estado de Atención y Conciencia Plena

Para Vallejo (2006) el Mindfulness puede definirse como el estado de “atención y conciencia plena, presencia atenta y reflexiva” en el cual el individuo se sitúa en el momento presente de forma activa.

Se entiende, por tanto, como una filosofía y un estilo de funcionamiento vital que prioriza la vivencia completa del momento actual.

Un elemento clave en la conceptualización del Mindfulness es la ausencia de aspectos valorativos sobre la experiencia concreta; ésta únicamente se somete a la contemplación encontrándose exenta de juicios u opiniones manifiestas.

Con ello, la persona alcanza la adopción de una actitud de opertura y aceptación de las vivencias propias evitando caer en la emisión de ideas prejuiciosas.

Este autor afirma que, además de entenderse como un estilo de funcionamiento, el Mindfulness puede definirse como un constructo de personalidad, cómo una técnica o como componente de las terapias de tercera generación, las denominadas Terapias de Aceptación y Compromiso.

Elementos Esenciales del Mindfulness

De forma más concreta, Vallejo diferencia los siguientes elementos como esenciales para la comprensión del fenómeno Mindfulness:

  • Centrarse en el momento presente: en referencia a los precedimientos sobre el Análisis Funcional de la Conducta propio de la Terapia de Conducta, se pretende que las experiencias (tanto cognitivas como comportamentales) se den de forma natural sin la intención de ser modificadas o controladas.
  • Apertura a la experiencia y los hechos: se priorizan las experiencias emocionales  y sensitivas frente a la valoración cognitiva de ellas. Se entiende que el lenguaje provoca una falsificación de dicha experiencia, ya que queda sustituida por el juicio emitido o prejuicio.
  • Aceptación radical: se da una ausencia de valoración de la experiencia, aceptándose de forma natural lo desagradable, evitando etiquetarlas cognitivamente.  Así, se consigue eliminar el rechazo de las vivencia menos agradables. Lo desagradable se asume como parte necesaria de la experiencia de la persona.
  • Elección de las experiencias: huyendo del determinismo, la persona sí elije a qué experiencias vive, presta atención y dedica su tiempo. Cuando una experiencia es elegida es cuando esta se vive de forma activa, aceptadora y reflexiva.
  • Control: se renuncia al control directo e intencionado de la experiencia, sino que esta se vive de forma natural y aceptadora.

Definición de Mindfulness Según Germer y Bishop

De forma análoga a Vallejo, Germer (2004) considera como componentes fundamentales del Mindfulness los siguientes elementos: no conceptual, centrado en el presente, no valorativo, intencional, observación participativa, no verbal y exploratorio.

Para este autor el Mindfulness se compone de tres elementos principales que se relacionan interdependientemente: la Consciencia (abarcando los procesos de parar, observar y volver), el Momento Presente y la Aceptación (Germer, 2005).

Por otra parte, las aportaciones de Bishop (2004) señalan que el Mindfulness se basa, en primer lugar, en la autorregulación de la atención, en cuanto que se encarga de la función de mantenimiento y de la redirección de la atención, así como de la selección de estímulos concretos.

A través de la práctica de este tipo de técnica se consigue incrementar el reconocimiento de eventos mentales del momento presente y se potencia el trabajo de procesos como la atención sostenida, la conmutación de la atención y la inhibición de la elaboración de pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones.

Por otra parte, el autor destaca un segundo componente consistente en la orientación hacia la experiencia.

En concreto, se trata de fomentar la adopción de una relación particular hacia la propia experiencia actual basada en la expresión de una actitud curiosa, de apertura y aceptación. Con todo ello, se logra en último término a no reaccionar automáticamente a la estimulación percibida.

Qué es el Mindfulness Según Jon Kabat-Zinn

Finalmente Jon Kabat-Zinn lo define como el hecho de prestar atención al momento presente, sin juzga

Para este autor, la atención se puede definir como la capacidad psicológica para permanecer voluntariamente presente con las experiencias de uno, sin prejuicios o con una actitud aceptadora, generando un ambiente cálido y de amistosa apertura y curiosidad (Kabat-Zinn, 2005).

El Mindfulnessconsiste en el proceso de observar expresamente cuerpo y mente, permitir que nuestras experiencias se vayan desplegando momento a momento y de aceptarlas como son.

-Jon Kabat-Zinn

Para Kabat-Zinn devienen siete los elementos relacionados con actitudes esenciales hacia la práctica de la atención plena (Kabat-Zinn, 2003): no juzgar, paciencia, mente principiante (referido a la habilidad para observar los hechos como si fuese la primera vez), confianza, no esforzarse, aceptación, ceder o dejar ir.

Qué es el Mindfulness: Últimos Hallazgos en el Área Neurocientífica

A nivel más neurofisiológico, la facilidad para experimentar el proceso de Mindfulness según Engel et al. (2001) se explica a partir de la naturaleza de los denominados procedimientos de procesamiento estimular arriba-abajo, en contraposición a aquellos que se producen abajo-arriba.

Los primeros hacen referencia al conjunto de procesos atencionales de carácter voluntario y consciente que se encuentran bajo en control del sujeto en función de las expectativas elaboradas previamente.

Por contra, los segundos son procesos que se ejecutan de forma más automática basados en las características físicas del estímulo.

Así, el Mindfulness puede aportar beneficios potenciando en los procesos arriba-abajo la minimización de los automatismos que pueden darse en ellos.

Neuroanatomía y Mindfulness

En un nivel más neuroanatómico, se ha demostrado por  ejemplo,  que  existe  una  desviación  de  la  función  cerebral  hacia  una  dominancia frontal  izquierda  en  respuesta  a  estímulos  emocionales  asociados  a  una  disposición emocional  y  mental  más  positiva  en  sujetos  que  han  participado  en  un  programa  de meditación  basado  en  Mindfulness.

Además  los  resultados  sugieren  que  esta desviación  a  la  izquierda  de  los  circuitos  que  regulan  la  emoción  correlaciona directamente  con  el  grado  de  mejoría  de  la  función  inmunológica  (Davidson  et  al., 2003).

Otro  estudio  (Lazar  et  al.,  2005)  reveló  un  aumento  de  grosor  en  dos  zonas cerebrales:  en el  área  prefrontal  medial,  bilateralmente,  y  en un  circuito  neurológico relacionado, la ínsula, particularmente más grueso en el lado derecho del cerebro.

El grosor  de  estas  áreas  se  correlacionaba positivamente  con  el  tiempo  dedicado  a  la  práctica  de  la meditación  plena.

Los  resultados  de  un  estudio  más  reciente  (Hölzel  et  al.,  2011)  sugieren  que  la  participación  en  el  programa  de  Reducción  de  Estrés  basado  en  la  Atención  Plena (MBRS) está  asociado  con  cambios  en  la  concentración  de  sustancia  gris  en regiones  cerebrales  que  tienen  que  ver  con  los  procesos  de  memoria  y  aprendizaje, la regulación de la emoción, los procesos autorreferenciales y la toma de perspectiva.

Conclusión

Como ha podido observarse a lo largo del texto, pese a que son numerosos los autores que han aportado su propia conceptualización del término Mindfulness, se halla un significativo consenso en los elementos que definen qué es el Mindfulness.

Así, el Mindfulness se entiende como un conjunto de prácticas que, tras su práctica e interiorización se convierten en un estilo de vida caracterizado por la focalización de la atención en el momento presente y las experiencias sensitivas sin identificarse con los pensamientos o el malestar percibido.

Ello se efectúa a través de la aceptación sin (pre)juicios y la observación sin expectativas de los momentos y las situaciones en las que la persona interactúa en su día a día.

Finalmente, los estudios que han centrado su investigación en el área de la neurología, han demostrado la existencia de cambios anatómicos y funcionales en sujetos que practican Mindfulness, los cuales se vinculan tanto con una potenciación de las estructuras cerebrales vinculadas con los nuevos aprendizajes, así como también con una mayor predisposición anímica positiva individual.

Bibliografía de Referencia

  • Franco, C. (2009). Meditación Fluir para serenar el cuerpo y la mente Madrid: Bubok
  • Kabat-Zinn, J. (2003). Mindfulness-based interventions in context: past, present, and future. Psychol. Sci. Pract. 10, 144–156.
  • Vallejo, M. A. (2006). Mindfulness. Papeles del Psicólogo. Vol. 27(2), pp. 92-99.

¡Compártelo!

Qué es el mindfulness, Significado según los expertos