Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Alguna vez has tenido la sensación de poder controlar lo que sueñas? ¿Te ha pasado que eres consciente de que estás soñando? Si tus respuestas son afirmativas, entonces has experimentado sueños lúcidos.

Los sueños lúcidos son conocidos como una práctica ancestral, desarrollada en decenas de culturas, como el taoísmo y el budismo tibetano. Sin embargo, más allá de esto, han sido tema de interés científico.

De hecho, en la actualidad las investigaciones al respecto son lideradas por Stephen LaBerge, quien fundó en 1987 el Lucidity Institute, una organización que impulsa el estudio científico de los sueños lúcidos y que imparte cursos relacionados con este tema.

Artículo relacionado: 5 beneficios de dormir bien para el cerebro

¿Qué son los sueños lúcidos?

por qué tenemos sueños lúcidos

De acuerdo con una publicación en la Revista Latinoamericana de Psicología, los sueños lúcidos son aquellos en los que el soñador está consciente mientras que se desarrolla el sueño; además, puede manipularlo deliberadamente, es decir, controlar lo que allí ocurre.

Dicho de otro modo, durante un sueño lúcido la persona tiene la capacidad de “despertarse” dentro del sueño con un estado de consciencia que le permite comportarse de forma parecida a cuando está despierta. Entonces, puede ejercer su voluntad y emplear tanto su imaginación como sus recuerdos y conocimientos. Además, algunas veces puede cambiar el contenido del sueño.

Esta experiencia se da en la fase REM (Rapid Eye Movement) del sueño, una fase que se repite varias veces durante la noche y cuya característica principal es una elevada actividad cerebral, semejante a la que tendríamos despiertos.

Esto explica por qué muchas veces podemos recordar todo lo que soñamos.

No te pierdas: 4 remedios para el insomnio infantil

Este es un fantástico documental sobre la investigación científica de los sueños lúcidos:

Características de los sueños lúcidos

La principal característica de los sueños lúcidos es ser conscientes de que se trata de un sueño. La persona puede encontrar una pista, como algo anormal o que se sale de contexto. Además, una vez lo reconoce de este modo, puede comenzar a manipular lo que sueña.

Según el Dr. Stephen LaBerge, existen otras señales que también ayudan a tener esa consciencia sobre los sueños. Esto incluye:

  • Excitación: el individuo se da cuenta que más que observar, puede guiar el transcurso del sueño.
  • Agudización de los sentidos: es posible que los sonidos sean más agudos, los colores más brillantes o los sabores más intensos.
  • Atención al detalle: la persona consigue ver que todo pasa con mayor precisión y enfoque.
  • Mayor percepción: la conciencia periférica se expande, por tanto, hay mayos consciencia sobre lo que sucede alrededor en comparación con un sueño normal.

¿Cómo conseguir este tipo de sueños?

sueño lúcido

En muchos casos, los sueños lúcidos ocurren de manera espontánea o algunas personas tienen cierta facilidad para conseguirlos. Sin embargo, en la mayoría de los casos se consiguen con un entrenamiento que requiere paciencia y esfuerzo. Algunos consejos para conseguirlos son:

  • Inducir el sueño: consiste en repetir una frase antes de dormir. Puede ser, por ejemplo, “tengo el control de mis sueños”.
  • Despertarse durante la fase REM: esto no funciona en todos los casos, pero se puede intentar. Se trata de poner el despertador a 90 minutos después de irse a la cama, que es cuando se supone que empieza el sueño REM.
  • Practicar la meditación: desde la antigüedad se ha relacionado la práctica de la meditación con una mayor habilidad para tener sueños lúcidos. Esto último, incluso, se observó en un reciente estudio publicado en la revista Psicología de la conciencia.

Sigue leyendo: Meditación guiada para dormir y descansar profundamente

  • Tomar apuntes de los sueños: la idea de apuntar lo que ocurre en los sueños es tratar de reconocer si son recurrentes. Entonces, se puede tener un diario donde se anote tanto el sueño como las sensaciones percibidas.
  • Pensar en lo que se quiere soñar: además de repetirse frases antes de dormir, es conveniente visualizar eso que se desea soñar.

¿Has tenido sueños con estas características? ¿Quieres tenerlos con más frecuencia? No dudes en seguir las recomendaciones dadas. Eso sí, se constante, ya que quizá no lo consigas al primer intento.