Tiempo de lectura: 4 minutos

El término “tantra” se popularizó en todo el mundo debido al fuerte interés que despertó el sexo tántrico entre las personas.

Aunque tantra en sí es una doctrina oriental milenaria para alcanzar la plenitud espiritual (no solo en el plano sexual), en muchos lugares del mundo se conoce precisamente por sus beneficios para la intimidad de la pareja.

De hecho, en algunos textos se ha etiquetado como “la tradición oriental del sexo consciente”, pues es una forma de explorar la sexualidad desde otra dimensión, alcanzado una fuerte conexión entre mente y espíritu.

¿En qué consiste? ¿Cuáles son sus beneficios? ¿Cómo practicarlo? En esta oportunidad queremos ayudarte a resolver estos interrogantes.

Artículo relacionado: Masturbación femenina: Conoce y disfruta de tu sexo

¿Qué es el tantra?

que es el tantra

Para empezar, es importante adentrarnos un poco en lo que es el tantra. Como hemos mencionado, es una doctrina oriental con la que se busca experimentar la plenitud espiritual.

Sin embargo, explicado de otro modo, es la expansión de los sentidos, ser total y estar presentes, como lo enseña la meditación.

Descarga la app de Elefante Zen

En este sentido, podemos decir que el sexo tántrico es la unión de la meditación y el amor a través del sexo, lo que promueve una conexión más especial e íntima con la pareja.

Además, se enfoca en la energía sexual para alcanzar el éxtasis o incrementar los niveles de satisfacción.

Te puede interesar: Kamasutra lésbico: el arte sexual entre mujeres

Beneficios del sexo tántrico

beneficios del sexo tántrico

A menudo, las personas tienden a relacionar el acto sexual con la reproducción o el placer, dejando a un lado elementos como la respiración y la conexión espiritual con la pareja.

Justamente, a través del sexo tántrico se busca rescatar dichos elementos.

La técnica abarca una serie de prácticas sencillas, como la activación de la energía sexual a través del uso de la respiración, los sonidos, los movimientos y otro abanico de prácticas que permiten disfrutar el placer en toda su esencia, dando atención no solo a los genitales sino a todo el cuerpo.

De este modo, además de incrementar la conexión en pareja, el sexo tántrico brinda otros importantes beneficios que vale la pena mencionar:

  • Es una buena terapia para las parejas cuya vida sexual está apagada.
  • Contribuye a la relajación y, por tanto, elimina el estrés que afecta el ámbito sexual.
  • Crea un entorno más íntimo en la pareja, favoreciendo otros aspectos como la confianza.
  • Las técnicas de respiración favorecen el transporte del oxígeno hacia las células del cuerpo.
  • Las posturas ayudan a trabajar la parte física, fortaleciendo los músculos.
  • Mejora la autoestima tanto de mujeres como de hombres.
  • Incrementa la sensación de plenitud durante el encuentro íntimo, pues favorece el orgasmo.
  • Contribuye a experimentar orgasmos múltiples, ya que la práctica sexual se expande más allá del contacto genital, lo que permite descubrir otras zonas que generan placer.

No te pierdas: Salud reproductiva: 6 hábitos para una función sexual saludable

¿Cómo practicar el sexo tántrico?

como practicar el tantra

Diego Jiménez, ‘sex-coach’ y director de Escuela Tántrica en Madrid, señala en la sección ZEN del diario El Mundo que el sexo tántrico se basa en cuatro pilares básicos, llamados en el tantra “las cuatro llaves”.

En general, conocer y explorar estas llaves es lo que permite iniciarse en la práctica del sexo tántrico. A continuación, las resumimos:

  • La primera llave es aceptarse a uno mismo y a los demás tal como son.
  • La segunda llave es estar presente en el momento, con los cinco sentidos.
  • La tercera llave es expresar lo que se siente o se piensa.
  • Una última llave se enfoca en lograr movimientos armónicos y fluidos.

A partir de esto, lo demás corre por cuenta de cada uno y de la pareja. De este modo, su práctica puede hacerse en entornos románticos, incorporando masajes y caricias, y añadiendo elementos que permitan nuevas sensaciones, com olores, sonidos o sabores.

¿Te animas a practicarlo?

Sigue leyendo: Ciclo reproductivo y deseo sexual en la mujer